“Delegar. En eso consistía ser un buen líder”.

Camilla Läckberg.

 

Lo sé. Delegar supone uno de los primeros grandes retos a los que te enfrentas cuando tu negocio empieza a crecer.

 

Sin embargo, una vez que aprendes a hacerlo con efectividad, los buenos resultados no tardan en aparecer.

 

De esta forma, delegar te ayuda a disparar la productividad de tu negocio y a aumentar su rendimiento con un coste económico inferior al de las horas que le estás dedicando ahora.  

 

En el post de hoy vamos a ver qué es delegar, cómo hacerlo de manera eficaz y por qué es imprescindible si quieres hacer crecer tu negocio.

¿Qué significa delegar?

Según la definición de la RAE, es autorizar a otra persona para que haga algo en tu lugar.

 

Aplicado a los entornos de trabajo, podríamos decir que delegar es asignar responsabilidades y funciones a personas de nuestro equipo especialmente competentes en ellas.

 

Por el contrario, y esto es muy importante, no significa que debas desentenderte por completo de esas funciones y no llevar ningún control sobre ellas.

 

De hecho, antes de delegar responsabilidades para hacer crecer tu equipo deberás tener en cuenta unas cuantas acciones previas para tener éxito y evitar perder control en tu negocio.

¿Qué beneficios obtienes cuando aprendes a delegar?

 

El primero es que los resultados son medibles en el corto plazo.

 

Por otro lado, al compartir la carga de tus responsabilidades con tu equipo, mejora la percepción que tus clientes tienen de tu negocio.

 

Obtienes mayor rendimiento de tus horas.

 

Cuando dejas de encargarte de problemas sistematizados, cambias tu enfoque, te dedicas a lo que realmente te da resultados y eres capaz de acercarte con mayor rapidez a conseguir tus objetivos.

 

Ganas en competitividad.

 

Desde que te liberas de tareas rutinarias, eres capaz de pensar con mayor claridad y avanzar para conseguir tus resultados.

 

Tienes otra visión de tu negocio.

 

Es importante que, después de haber elegido a la persona adecuada, comprendas que hay otras maneras de gestionar.

 

De esta forma, puedes descubrir nuevos puntos de vista y diferentes sistemas más eficientes.

 

Al aprender esto, permites que tu negocio se beneficie de las cualidades específicas de cada miembro del equipo.

 

Por otro lado, en cuanto te puedas centrar en tus nuevas obligaciones descubrirás cualidades que tienes y que todavía no estás aprovechando.

 

Disminuyes tu nivel de estrés.

 

Como imaginarás, produce mucha tranquilidad y seguridad saber que todo está controlado, incluso cuando no estás disponible porque estás de vacaciones o no puedes atender a tus clientes.

 

Al ahorrar tiempo y aliviar la presión que sientes, eres capaz de disfrutar más en tu trabajo y obtener mejores resultados, a veces incluso, dedicando menos horas.

Cómo aprender a delegar funciones.

 

Delegar es un hábito y como tal debes aplicarlo para que cada vez te resulte más sencillo hacerlo.

 

Sin embargo, y no lo voy a negar. A todos nos ha costado delegar en algún momento dado.

 

La razón es porque nuestro cerebro está programado para proporcionarnos placer y una de las estrategias que suele usar es la sensación de seguridad.

 

Esa seguridad la logra basándose en nuestras experiencias previas. Si hasta ahora lo has solucionado tú todo (obviando el hecho de que has dejado otras responsabilidades de lado), ¿podría otra persona hacerlo de manera eficaz?

 

De lo que no te está informando tu cerebro es de que otro enfoque diferente, podría encontrar soluciones más eficaces, llevándolas a cabo de manera más rápida e incluso con mayor seguridad.

 

Es por ello por lo que debes reeducarte si quieres aprovechar los beneficios de formar un equipo.

Cómo delegar de forma eficaz.

 

Existen muchos métodos para aprender a hacerlo.

 

Por mi experiencia te diré que la manera más efectiva es planificando desde el primer momento. Así es como lo hago yo y como recomiendo hacerlo:

 

Documenta tus procesos.

 

Crea procedimientos, con el máximo nivel de detalle, acerca de las tareas que quieres delegar.

 

Esto te va a ahorrar mucho tiempo en el momento de crear un equipo.

 

Determina la responsabilidad y el rendimiento esperado.

 

Explica con la mayor claridad posible qué trabajo delegas, qué plazo de resolución tiene y cuál es el resultado que quieres conseguir.

 

Define la frecuencia con la que te tienen que informar de las gestiones.

 

Tu trabajo no es ejecutar, es supervisar. Por eso, debes definir sobre qué acciones y cada cuánto tiempo quieres recibir información para medir los progresos.

 

Enfócate en los resultados.

 

Si ya has documentado tus procesos, ten una actitud abierta a la hora de escuchar otras maneras de trabajar.

 

Una vez que compartas la visión de tu negocio y compruebes que los resultados son los esperados, permite a la otra persona utilizar sus propios métodos.

 

Esto facilita el éxito al delegar ya que creas una relación de confianza.

 

Reconoce el valor del trabajo de tu equipo.

 

Aprecia el trabajo realizado satisfactoriamente y sé accesible, sobre todo al principio, para servir de guía mientras implementáis los procedimientos que van a hacer que tu negocio progrese.

Qué funciones empezar a delegar.

 

La respuesta a esta pregunta no te va a gustar: depende. Depende de tu sobrecarga de trabajo, del tipo de tu negocio y de diversos factores más.  

 

Por mi experiencia, te diré que la atención al cliente, la gestión del correo electrónico y la facturación son las primeras tareas que la mayoría de mis clientes suelen comenzar a delegar.

 

Lo más importante es que analices bien la situación de tu negocio y decidas qué tareas son las que más te va a beneficiar eliminar de tu día a día.

 

Puedes decirme con qué necesitas ayuda para seguir avanzado con tu negocio, contactándome por medio de mi formulario de contacto.

 

 

En conclusión, para delegar con efectividad debes definir con qué funciones necesitas ayuda, seleccionar a la persona idónea y controlar los resultados para hacer ajustes si fuesen necesarios.

 

Al hacerlo de esta manera, no solo tendrás más horas libres sino que el tiempo que dediques a tu trabajo será de mayor calidad.

 

Podrás enfocarte mejor, reducir la carga de estrés y disfrutar más de tu negocio.

 

Dime, ¿qué funciones te gustaría delegar para tener más tiempo para ti?

 

Déjame tu comentario.

 

Estaré encantada de leerte y responderte.

 

Sobre Dolores Santonja.

Ayudo a negocios unipersonales a gestionar su día a día de manera ágil, flexible y segura. De esta manera invierten más tiempo en su negocio y crecen tanto a nivel profesional como personal.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *